El libro: ‘La lealtad de los delincuentes’

VN:R_U [1.9.15_1155]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
.

Ramón Palomar (Las Provincias) /14 de noviembre de 2010

Le alegra sobremanera a uno cuando escogen nuestra ciudad para situarla como marco de una trapisonda de carácter ‘noir’. Cuando leemos a Chandler o Ellroy, no nos extraña que nombren las calles de Los Ángeles y sus estadios de béisbol, y así ya conocemos La Brea o Figueroa porque esas zonas también son las nuestras; pero sin embargo existen editores que no soportan cuando los nuevos escritores describen su ciudad. Les acusan de «localistas» y a uno esto le parece una barbaridad. Si lo hacen los yanquis, mola; si lo hace en cambio uno de los nuestros se les antoja provinciano, pero yo creo que se equivocan y que, en todo caso, los paletos son ellos porque incurren en un esnobismo atroz. Primer punto a favor de ‘La lealtad de los delincuentes’: aparece Valencia y su entorno, lo cual se agradece porque uno intuye que nuestra ciudad atesora suficiente proyección como para servir de telón de fondo. Fíjense un pueblecito como Calella de Palafrugell el juego que le dio a Josep Pla, o sea que.

Pero olvidemos, además, la sólida parte policial de esta muy estimable novela que supone el debut literario de Toni Soler. Lo verdaderamente importante, el puntazo que el autor ha conseguido a través de sus páginas es trasladar el momento actual de la crisis a una pandilla de treintañeros que se creían los reyes del mambo hasta que el paro les devoró. Creo que todavía nadie se había percatado del hachazo padecido por ese segmento de la población, y me explico: yo crecí bajo los estertores de la crisis del petróleo del 73, y aunque recuerdo aquello muy en nebulosa, la palabra ‘crisis’ me ha acompañado toda la vida porque los cuarentones ya hemos conocido varias. Pero los de treinta se incorporan al mercado laboral en plena fase de ladrillazo feliz y creyeron que ya éramos ricos para siempre porque ya no formábamos equipo con Grecia, Portugal e Irlanda. Sólo conocieron la bonanza y por eso su caída ha sido tan dura. Salieron del cascarón en época de gloria y se impuso la realidad del infierno. El enorme mérito de ‘La lealtad de los delincuentes’ es precisamente diseccionar un grupo de triunfadores que conocen el fracaso, y con el fracaso llega la traición, la corrupción, el mamoneo y ese buscarse la vida incluso vendiendo a los amigos con fatales consecuencias. En realidad, Toni Soler emplea una trama policíaca con peligroso sicario del Este incluido para retratar la catástrofe moral de un grupo de amigos que pierde la inocencia de una forma cruel y abrupta. Y todo ello en mitad del fragor de las noches golfas salpimentadas por productos colombianos y pastillitas de colores.

He aquí una novela urbana, rápida, potente y minuciosa con Valencia y sus urbanizaciones en el horizonte. Ha sido un placer descubrirla y leerla.

R. Palomar

 

El libro: 'La lealtad de los delincuentes', 4.0 out of 5 based on 1 rating