RATAS DE MONTSOURIS / Léo Malet

VN:F [1.9.15_1155]
Rating: 4.0/5 (2 votes cast)

 

[Libros del Asteroide]

Visitas por primera vez alguna ciudad del mundo y, nada más llegar, presientes que ya la conoces; que el entorno te resulta familiar. Acabas de poner los pies en sus calles y la impresión es de haberlas recorrido ya con anterioridad. De hecho, incluso puedes adivinar la transformación que han sufrido sus trazos con el paso de los años. Esta sensación es una muestra más de la magia de los libros. Tener una idea preconcebida de cualquier metrópolis debido a la influencia de la lectura de ficción es algo inevitable y, en mi opinión, el efecto es todavía mayor para los adictos a un género literario en el que los escenarios son de vital importancia para comprender la naturaleza de sus personajes. Además, las sagas ayudan bastante. Nos aficionamos a seguir de forma incondicional, una tras otra, las aventuras de míticos detectives, hasta que somos perfectamente capaces de visionar su hábitat con total claridad. Y así es como Londres adquiere una identidad anticipada gracias a las aventuras de Sherlock Holmes o conocemos de antemano algunos vetustos edificios de Berlín por cortesía de Bernie Gunther. Pero existen muchos más; la lista es interminable y atemporal. Raymond Chandler nos muestra Los Ángeles por medio del Philip Marlowe; Henning Mankell hace lo propio y utiliza a Kurt Wallander para llevarnos por lugares inhóspitos de Suecia; y Vázquez Montalbán nos pasea por ciudades como Barcelona, Ámsterdam o Bangkok valiéndose del mismísimo Pepe Carvalho.

Pues bien, el escritor francés Léo Malet (Montpellier, 1909- Châtillon, 1996) también se encargó en su momento de retratar las calles de París dando vida al mítico detective privado Nestor Burma, icono por excelencia de la novela negra francesa. ‘Dinamita Burma’ —apodo meritorio del susodicho— es un sabueso al más puro estilo norteamericano, pero con ese puntito cínico e ilustrado que le otorga su condición de europeo. Burma es un tipo duro y constante, que resuelve los casos a base de tirar del hilo y husmear. Nada de deducciones minuciosas ni razonamientos holmesianos de inteligencia superior; el protagonista de las novelas de Malet es listo, tiene agallas, sabe desenvolverse en los peores ambientes y, además, utiliza con eficacia sus contactos en la prensa y en la policía; con eso le basta. Acompañado siempre de su pipa y haciendo un uso indiscriminado de su lengua afilada, Nestor Burma se mueve con soltura en busca de la verdad por todos los rincones de París.

Calle de la Estación, 120 (1942), publicada por Libros del Asteroide en 2010, fue la primera aparición en escena del mítico personaje. Después vendrían 32 novelas más, que acabarían englobando la conocida colección del autor francés: Les Nouveaux Mystères de Paris. Precisamente esta primera ficción supuso mi estreno con Malet. Ese librero que siempre acierta me guió en la elección cuando le dije que quería leer algo de él. “Empieza por la primera de la serie y así conocerás mejor al personaje”, me dijo. Y claro, así lo hice. ¿Qué pasó? Pues lo de siempre; que después de descubrir a semejante sujeto me faltó tiempo para seguir con la saga y devorar las otras dos novelas que la misma editorial ha reeditado de este escritor: Niebla en el puente de Tolbiac (1956) y Ratas de Montsouris (1955). Lo cierto es que cualquiera de las tres obras se presta para una buena reseña, aunque me quedaré con ésta última por ser la publicación más reciente de Malet que Libros del Asteroide ha puesto en el mercado.

Ratas de Montsouris está ambientada en el Distrito del Observatorio parisino (XIVe arrondissement) y forma parte de la serie incompleta de novelas que el autor pretendía dedicar a cada uno de los distritos de la ciudad. El parque Montsouris y las catacumbas serán, por tanto, el peculiar escenario en el que Léo Malet recrea la trama de esta novela. Todo comienza cuando Burma se cita de forma misteriosa con Ferrand, un antiguo compañero del campo de concentración en el que ambos estuvieron presos durante la guerra. Ferrand ofrece a Burma la posibilidad de participar en un negocio supuestamente legal con el que embolsarse una suma importante de dinero, pero antes de poder compartir con él los detalles del negocio, el tal Ferrand es asesinado violentamente, lo que lleva de inmediato al detective a emprender una peligrosa investigación para dar con el asesino. Burma contará con la ayuda de Hélène, la leal secretaria de su agencia, y también con su amigo Marc Covet, reportero del diario Le Crépuscule. Utilizará, además, sus contactos con coleccionistas de arte y poetas surrealistas para dar con alguna pista que le ayude a resolver el enigma que encierra el asesinato. El encargo simultaneo de un antiguo magistrado que aparentemente está siendo extorsionado por el propio Ferrand, su conexión con una banda de atracadores que se hacen llamar “Los Ratas de Montsouris” y un suculento botín escondido durante el transcurso de la guerra, acabarán por poner al protagonista en una situación realmente complicada de la que le resultará casi imposible escapar.

A Léo Malet le gustaba definirse como ‘anarquista conservador’ y sus ideas y vivencias de juventud quedan perfectamente reflejadas en el protagonista de sus novelas. Su estilo es ágil y directo, incluso trepidante en ocasiones, y la brevedad e intensidad de sus relatos enganchan al lector de tal forma que es imposible abandonar la lectura hasta el desenlace de la trama. Las novelas de Malet son, por tanto, del tipo que a mí me gusta llamar ‘del tirón’; las empiezas y acabas en una sentada y, aun así, te quedas con ganas de más. Espero, por tanto, que Libros del Asteroide recupere pronto alguna otra obra de este magnífico escritor y así poder sumergirme de nuevo por las calles de París de la mano de ese gran clásico del género negro francés llamado Nestor Burma.

 

Toni Soler, viernes 18 de mayo de 2012.

Twitter: @tonelo1000

 

RATAS DE MONTSOURIS / Léo Malet , 4.0 out of 5 based on 2 ratings