CURVAS PELIGROSAS / Susana Hernández

VN:F [1.9.15_1155]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)

 

[Edición Kindle]

Rebeca Santana, subinspectora novata de la brigada de Homicidios, licenciada en psicología y criminología, rubita, bastante mona y con un arte especial para las complicaciones sentimentales de culebrón. Miriam Vázquez, su compañera en las trincheras; madurita veterana de trato difícil y carácter amargo, pero noble y leal hasta el mismísimo tuétano. Una parejita inédita de féminas policías que ya hace algún tiempo lograron conquistarme con la lectura de ‘Contra las Cuerdas’.

Precisamente esta última entrega de la serie, editada dentro de su colección de novela negra por la editorial Alrevés, competía como finalista en la pasada edición de Valencia Negra y su autora, Susana Hernández, se dejaría caer por mi ciudad para promocionar la novela y participar en alguna que otra charla sobre el género. Así pues, había que leerla. Y, después, conocer a la autora. Por descontado, no me decepcionó, ni la una ni la otra.

No es que abunden las escritoras de novela negra nacionales en la actualidad y, a decir verdad, tampoco es que me entusiasmen mucho las pocas novelas que he leído de otras autoras —igual es que tengo que seguir buscando—, por lo general excesivamente cargadas de descripciones inútiles que poco aportan a la trama y ñoñerías diversas muy alejadas de los cánones del género. Por supuesto, existen claras excepciones que no sólo cumplen con las expectativas, sino que contribuyen a encumbrar todavía más si cabe el género negro de nuestro país. Amanda Tur o Fallarás son un claro ejemplo de ello. Y no el único. Tras sumergirme ya en un par de ocasiones en el estilo ágil y directo de Susana Hernández, no puedo más que sumar este nuevo talento a esa corta lista de escritoras del género que siempre me entusiasmará leer.

Lo cierto es que ‘Curvas peligrosas’, primera de la serie, no es la novela más trabajada de las dos que Susana cuenta en su haber —espero que pronto publique la tercera— ni la que mejor argumento desarrolla, pero es el origen, y como todos los orígenes está absolutamente cargado de autenticidad. Es la novela en la que el lector descubre la verdadera naturaleza de los personajes y, además, a la mente privilegiada que los ha creado y les ha dado una vida real y creíble. Intuyo que hay mucho de Susana Hernández en las excepcionales líneas de diálogo que inundan la novela y en los trazos sin florituras de sus descripciones, y eso a mí, personalmente, me motiva. Quizá si hubiese leído la serie en su debido orden incluso habría disfrutado más de la última, pero seguro que no tendría las ganas que tengo ahora de poder leer la próxima que se publique.

 

Dos motores tiran con fuerza de la serie. El primero y fundamental —aunque creo que irá perdiendo relevancia en las futuras entregas— es la propia orientación sexual del personaje principal. Rebeca Santana es lesbiana y en ‘Curvas peligrosas’ dicha condición encarna el hilo argumental de la novela, quedando la parte policial en un segundo plano. Esto es algo que la autora ya parece corregir en la segunda entrega. Aun así, no importa, Susana entretiene con sus amores y desamores lésbicos y al final instrumenta una trama seria y bien hilvanada. El segundo motor es, sin duda, el excepcional e inédito tándem que forman estas dos mujeres tan diferentes entre sí en su empeño diario por atrapar asesinos. Su identidad sexual no es el único contrapunto. Vázquez es ‘la marquesa’ y su vida, ahora truncada por un divorcio, está acostumbrada a un entorno acomodado. Santana, en cambio, proviene de un barrio humilde y, además, arrastra un oscuro episodio de su pasado que no deja de atormentarla.

Pues bien, para qué contar más. Los ingredientes son de primera y con eso debería bastar para probar.

En fin, quizá Susana Hernández no reciba el mismo calor mediático y promocional que todas esas nórdicas de raros apellidos y novelas insulsas que últimamente inundan los grandes almacenes de nuestro país, y quizá tenga que pelear como una leona, codo con codo y día tras día con la pequeña editorial independiente que publica su obra, para hacerse un hueco en esos expositores supuestamente especializados que, al menos en mi opinión, resultan alucinantemente foráneos. Quizá sea así. Pero esto algún día cambiará. Claro que cambiará. Tarde o temprano los lectores de novela negra de este país, que no son tontos, dejarán de tragar apuestas de marketing y buscarán otra cosa. Algo propio. De calidad. Cercano. Algo de Susana Hernández.

 

Toni Soler, miércoles 15 de enero de 2014

Twitter: @tonelo1000

 

 

CURVAS PELIGROSAS / Susana Hernández, 3.0 out of 5 based on 1 rating